‘Big data’ para evitar otra burbuja inmobiliaria

04/07/2016

Las cosas podrían haber sido muy distintas de haber sabido que se avecinaba el pinchazo de una burbuja con consecuencias devastadoras. A falta de una bola de cristal, el big data podría haber minimizado en algo el impacto de la brutal crisis, al ser capaz de anticiparse a los síntomas hasta en un año. «Con el big data se podría haber previsto la burbuja inmobiliaria, al igual que la revalorización de suelos en la costa», cree Enrique Martínez-Laguna, vicepresidente de CBRE España. Por supuesto, con todas las cautelas, ya que como dice Emilio Portes, director de Portfolio Advisory de JLL, «estamos hablando de una crisis a nivel mundial donde afectaron múltiples factores macroeconómicos y de mercado».

A través del big data se obtiene, de forma digitalizada, toda la información del mercado que está desestructurada y tiene escaso valor añadido. Una vez filtrada y servida en bandeja, ayuda en la predicción de tendencias de futuro y, por tanto, a decidir sobre las inversiones para evitar riesgos. «Con el comienzo de la recuperación, factores que mejoran la productividad como la tecnología y el uso del big data se presentan como elementos clave en el desarrollo del sector», dice Portes. Este experto no duda de que «se impondrá como algo generalizado en los próximos años». «Los datos son la nueva moneda y deben ser la base de nuestras decisiones de negocio y las de nuestros clientes», añade Martínez-Laguna.

Lo cierto es que el uso de esta tecnología, que cuesta desde 600 hasta 1.500 euros al mes, supone una mejora clara en productividad. «Con los mismos recursos se puede multiplicar por tres el número de la operación acortando los tiempos de decisiones y aumentando la facturación a lo largo del año», expone Toribio.

Aún estamos en un momento incipiente de su implantación en las compañías. Se calcula que más de 100 empresas, las de mayor volumen y punteras, lo emplean. «Está más avanzada su implementación en firmas de gran tamaño con posibilidad de invertir en esta tecnología y esperar el retorno de esta inversión. Compañías más pequeñas lo irán adaptando poco a poco y veremos cómo empresas de fuera del sector se adentran en el mercado inmobiliario gracias a las posibilidades que brinda esta tecnología. Es una tendencia imparable», apuntan en JLL.

Sin Comentarios

You must be logged in to post a comment.